Document Preview
  • Full Text
  • Scholarly Journal

El delirio en la Casa Blanca

Full text preview

La toma de decisiones de uno de los mandatarios más poderosos del mundo nunca antes se había mostrado tan atrabiliaria. En este texto, el autor reconstruye algunas piezas del proyecto misógino-xenófobo más agresivo de la historia de Estados Unidos.

I. Mancha expansiva de corrupción

Hace más de un año que estoicamente hemos repasado y escrito sobre la presidencia de Trump. Se trata de un periodo en el que la mayoría ciudadana parece estar lamentando con vergüenza la presidencia de tan incómodo personaje (su índice de aceptación, el más bajo históricamente, no rebasa 34% desde el inicio de su gestión), por no mencionar las preocupaciones del resto de los habitantes y líderes de este planeta que, día a día, atestiguan cómo se rebaja la política de Estado a los peores niveles de estulticia y vulgaridad de la historia de la presidencia estadounidense. Al menos, por estas dos razones la gestión de Trump es un fracaso de alto riesgo. De hecho, ya se auguraba este desenlace por la mayoría de los observadores razonables desde que, como candidato, se convirtió en un vándalo político, como lo advirtió a tiempo Adam Haslett. Y es de alto riesgo debido a que, ante tanto fracaso, la desesperación que esto conlleve pueda llevarlo a tomar medidas desesperadas, como bombardear Corea del Norte o provocar aún más a Irán retirándose del acuerdo nuclear alcanzado entre este país y el G5+1.

Lo más reciente de la corrupción trumpista: Paul Manafort, exdirector de la campaña trumpista y amigo personal del presidente, ha sido acusado de lavar más de 75 millones de dólares como resultado de sus tratos con el gobierno de Victor Yanukovych, expresidente de Ucrania, protegido de Putin, sospechoso, además, de robar 12 mil millones de dólares del erario. Por órdenes del fiscal especial para el Rusiagate , Robert Mueller,...